El examen cervical puede ayudar a prevenir el cáncer cervicouterino o a detectarlo precozmente. Por favor, no demores en programar tu cita para el examen cervical.

El virus del papiloma humano, o VPH, es la causa conocida de casi todos los casos de cáncer cervicouterino, lo que lo convierte en uno de los cánceres más prevenibles en la actualidad.

Gracias a la vacunación, los exámenes de detección y las opciones de tratamiento, ninguna mujer debería morir por cáncer cervicouterino.

Sin embargo, en países donde se implementan medidas de vacunación contra el VPH y exámenes de detección, las mujeres continúan siendo diagnosticadas con esta enfermedad prevenible.

Algunas mujeres pueden no ser conscientes de la importancia de asistir regularmente a los exámenes de detección del cáncer cervicouterino. La vida ajetreada puede llevar a otras a posponer sus citas.

Para empeorar las cosas, no todas las mujeres tienen acceso a los exámenes de detección. Aproximadamente el 90% de las muertes por cáncer cervicouterino ocurren en países donde las mujeres no tienen acceso a la atención necesaria para proteger su salud. Como resultado, una mujer muere por cáncer cervicouterino cada dos minutos1: nuestras hermanas, madres, hijas, compañeras de trabajo y amigas.

La buena noticia es que con los avances en ciencia y tecnología, se puede detectar y detener la enfermedad cervical. El objetivo es identificar a las mujeres en riesgo antes de que se desarrolle un cáncer invasivo. Corramos la voz sobre la importancia de los exámenes de detección del cáncer cervicouterino y el papel que juega el VPH en este tipo de cáncer.

Obtén más información sobre esta enfermedad prevenible y programa tu examen de detección del cáncer cervicouterino hoy mismo. Estos son los momentos que importan.

El cáncer cervicouterino es uno de los cánceres más comunes en mujeres de todo el mundo. Comienza en el cuello del útero o cérvix, ubicado en la parte inferior del útero. Se sabe que la infección persistente de ciertos tipos de alto riesgo del virus del VPH aumenta el riesgo de enfermedad cervical. Si la enfermedad cervical no se controla, puede progresar con el tiempo hasta convertirse en cáncer cervicouterino. El cáncer cervicouterino es una de las formas de cáncer más tratables con éxito, siempre y cuando se detecte temprano y se maneje de manera efectiva.2

  • Realmente me preocupo por ti. ¿Cuándo fue tu última cita de chequeo con tu ginecólogo?

  • ¿Sabías que existen pruebas que pueden detectar cambios en tu cuerpo antes de que se conviertan en cáncer? Tu médico puede informarte qué pruebas son adecuadas para ti.

  • Mi examen de detección de cáncer cervicouterino será pronto. ¿Tú ya programaste el tuyo?

  • Es muy importante someterse a pruebas de detección del cáncer con regularidad. ¿Hay algo que pueda hacer para ayudarte a realizarte el examen, como buscar información, programar una cita, ayudar con los niños o llevarte a la clínica?

Casi todos los casos de cáncer cervicouterino están causados por el virus del papiloma humano (VPH). Este virus se transmite por vía sexual e infecta a la mayoría de hombres y mujeres en algún momento de su vida. Aunque no todas las personas que dan positivo en una prueba de infección por VPH de alto riesgo desarrollarán cáncer cervicouterino, si el virus es persistente y no es controlado por el sistema inmunitario de la mujer, con el tiempo la infección podría provocar cambios celulares que pueden derivar en cáncer. Este proceso puede durar muchos años, o incluso una década, por lo que es importante gestionar el estado de salud de la mujer a lo largo del tiempo.


En algunos centros de salud se realiza una inspección visual (IVA) o una citología vaginal (a veces denominada frotis) para detectar el cáncer cervicouterino. Sin embargo, lo que fue lo mejor para varias generaciones de mujeres ha avanzado debido a la evolución de las pruebas de base molecular que detectan directamente la presencia del virus. Se sabe más sobre la ciencia que hay detrás del VPH y su papel en la prevención del cáncer cervicouterino. Aunque la toma de muestras es la misma tanto para la detección del VPH como para el de Papanicolaou, la información que revelan es diferente y sirve de base para tomar decisiones sobre el siguiente paso en la atención a la paciente.

Muchos países han adoptado o están adoptando programas de detección en los que la prueba VPH es la principal y primera usada para identificar mejor a las personas con riesgo de contraer la enfermedad. Pregunta si tu centro de salud ofrece la prueba del VPH como parte de su programa de exploración cervicouterino. 

¿Se ha preguntado alguna vez por qué hay una percepción de estigma en torno al VPH o incluso al diagnóstico del cáncer cervicouterino? Es una buena pregunta, porque el VPH es muy común y la actividad sexual sana y las relaciones de pareja probablemente implicarán (sin saberlo) compartir el virus. La mayoría de las veces no hay síntomas ni problemas, y puede transmitirse a través del contacto sexual, con o sin coito, y con o sin preservativo.

No hay motivo para señalar culpables o sentir vergüenza por dar positivo en la prueba del VPH, o por un diagnóstico de cáncer cervicouterino. Para ayudar a combatir los mitos que rodean al VPH, es útil hablar abiertamente de ello.

¡Sí! Sin embargo, por favor verifica con la clínica u hospital donde te realizarán los exámenes para asegurarte de conocer los requisitos previos y si tienen precauciones de seguridad implementadas. Tu proveedor de atención médica debería poder informarte si es seguro retomar los exámenes de detección regulares, y es mejor programar tus pruebas tan pronto como sea posible. ¡No esperes!

Es normal sentir preocupación por los procedimientos médicos, los posibles resultados, el costo de las pruebas o incluso por ver a un médico. Pero saber el estado actual de tu salud puede facilitar el manejo de cualquier problema y potencialmente prolongar o salvar tu vida.

Cada persona percibe el dolor de manera diferente, por lo que es posible que tu experiencia sea diferente a la de otras personas. La buena noticia es que la mayoría de las mujeres reportan sólo una molestia leve durante la recolección de la muestra cervical para una prueba de Papanicolaou o una prueba de ADN del VPH.

Si bien se detecta ADN del VPH en más del 99% de los casos de cáncer cervicouterino, muchas mujeres dan positivo en el VPH y no desarrollan enfermedad cervical. Sin embargo, como no sabemos qué cuerpo eliminará el virus y quién desarrollará cáncer invasivo, es importante realizar más pruebas y seguimiento. Dos de los tipos de mayor riesgo: VPH 16 y VPH 18, representan cerca del 70% de todos los casos de cáncer cervicouterino. Si das positivo en alguno de estos, es posible que te pidan que regreses de inmediato para seguimiento.

Si no se detecta ninguna infección por VPH de alto riesgo, puedes estar tranquila de que tienes un riesgo muy bajo de desarrollar lesiones precancerosas o cáncer cervicouterino en los próximos 3-5 años. Es probable que no se necesite ningún seguimiento hasta tu próxima ronda de detección recomendada.

Sí, aún debes hacerte los exámenes de detección de cáncer cervicouterino incluso si has sido vacunada contra el VPH. La vacuna proporciona protección contra los tipos de VPH de alto riesgo conocidos por causar cáncer, sin embargo, no te protege de todos los tipos de virus que pueden potencialmente causar cáncer. Por esta razón, es importante someterse a pruebas regulares de detección de cáncer cervicouterino para asegurarse de detectar cualquier enfermedad potencial temprano y reducir la posibilidad de que cause cáncer en el futuro.

Las pautas pueden variar de un país a otro, según la edad del paciente, las opciones de prueba o si tienes síntomas. Por favor, consulta con tu profesional de la salud para obtener más información sobre lo que se recomienda para ti.

Sí, incluso las mujeres en relaciones monógamas o con la misma pareja a largo plazo deben hacerse la prueba de VPH.

Sí. Los exámenes de detección se utilizan para encontrar el cáncer antes de que una persona muestre signos de enfermedad o evidencia de una infección. Por lo tanto, es importante hacerse exámenes regulares incluso si te sientes bien.

Referencias

  1.  Arbyn M, Weiderpass E, Bruni L, Sanjosé S de, Saraiya M, Ferlay J, et al. Estimaciones de incidencia y mortalidad por cáncer de cuello uterino en 2018: un análisis mundial. Lancet Global Heal. 2019;8(2):e191-203.

  2. (consultado originalmente el 15 de agosto de 2022)